Temperatura

Tempeatua ideal
Tempeatua ideal

La única forma de que una iguana coma, crezca y se reproduzca es con una temperatura adecuada. El calor es fundamental para todos los reptiles, sin excepción, ya que son animales ectotérmicos. El calor les permite moverse, comer, digerir...VIVIR. Nosotros, los animales de sangre caliente o endotermicos, conseguimos mantener nuestra temperatura corporal mediante la digestión de los alimentos, los reptiles NO. Quizá sea una desventaja, quizá no, pero esto entre otras cosas les permite la posibilidad de estar largo tiempo sin alimentarse mientras la temperatura sea la correcta (pero no se os ocurra probarlo), esto es sólo un mecanismo de defensa o de supervivencia.

Pues bien, existen numerosas formas de dar al terrario y a nuestro reptil calor (y entre ellas no está incluida la famosa piedra de calor). Y digo al terrario y al reptil porque necesitaremos seguramente dos fuentes de calor: una local, donde el reptil se pondrá para calentarse, y que deberá estar entre 30 y 35º no más; y otra que mantenga el terrario por encima de los 27ºC.

Comentaré sólo las que a mí me parecen las más adecuadas:

  • Para terrarios pequeños (80 x 50 x 40cms):

Aquí la temperatura es fácil de mantener con pocos "artefactos". Colocaremos en el techo del terrario (dentro) bien a la derecha o a la izquierda, un porta bombillas con una bombilla de tipo "pera" de 40 a 100w según creamos conveniente, pegado con silicona y orientado hacia una zona alta del terrario, bien una rama, bien una bandeja... Al ser un terrario pequeño, normalmente esa bombilla bastaría para crear una zona de calentamiento local (a 33-35ºC) a la vez que mantendría la temperatura general del terrario por encima de los 27ºC, de no ser así en la parte contraria a donde está la zona de calentamiento, colocaríamos otra bombilla normal de no más de 40w.

  • Para terrarios medianos:

Actuaremos del mismo modo que para terrarios pequeños sólo que aumentando, o bien los vatios, o bien el número de bombillas.

  • Para terrarios grandes (110 x 120 x 60cms):

Aquí ya tenemos que recurrir a los "watios".

Para calefacción local tenemos dos opciones: Usar una bombilla de infrarrojos de 250w (utilizadas en rehabilitación articular o para incubadoras) conectada a un potenciómetre que la regule, o utilizar una bombilla de cerámica de 100-150w. La diferencia está por una parte en el precio (la de infrarrojos cuesta unos 12 Euros y la de cerámica unos 30-40 Euros), y por otra parte en que la de cerámica no emite ningún tipo de luz (emite infrarrojos), por lo que la podemos utilizar también durante las noches frías de invierno sin que ello moleste a nuestra iguana. La de cerámica debe usarse con un reflector que dirija el calor hacia abajo ya que este tipo de bombillas expande calor hacia todos los lados. No está demostrado científicamente que la luz roja que emiten las bombillas de infrarrojos no moleste a los reptiles.

Para calefacción general de todo el terrario, es evidente que una sola bombilla no basta para mantener el terrario a una temperatura constante de 27-30ºC, por lo que necesitaremos de otro artefacto. Mis tres alternativas son:

Utilizar bombillas de cerámica (al menos dos) situadas a lo largo del terrario, de al menos 100W.

Utilizar una estufa pequeña de aire caliente (colgada del techo o en el suelo), con termostato incluído y de unos 500-1000w.

Utilizar un pequeño radiador de aceite, radiador termocerámico o convector de 600 a 1500w, también con termostato incluído, que situaremos en el suelo.

Parece excesivo, pero con la ayuda del termostato integrado (que todos suelen llevar) se ahorra más de lo que parece, el aparato se enciende sólo cuando la temperatura desciende y luego se apaga a la espera de que descienda la temperatura. Opino que es una forma fácil de conseguir lo que queremos.

Pero, existen también diferencias, en el precio (la estufa de aire viene a costar unos 15-30 Euros y los radiadores los encontraremos a partir de 50-60 Euros) y también en los resultados ya que la estufa de aire reseca mucho el ambiente, además de que una vez desconectada ya no emite calor alguno, en cambio el radiador además de no reducir la humedad, es silencioso y al desconectarse todavía emite calor. Como veis es todo cuestión de dinero.


¿Y por la noche?

Por la noche
Por la noche

Muchos piensan que por la noche todo se acaba, o mejor dicho, todo se apaga, y no es así. La temperatura nocturna del terrario no debe bajar de 22-21ºC ya que además de resultar un descenso vertiginoso sobre todo en invierno (pensad, estáis en la playa en bañador a 35ºC y la temperatura, en 10 minutos desciende hasta los 5ºC, menuda bronquitis), la iguana necesita una temperatura mínima para poder digerir lo comido durante el día, así de sencillo.

Tenemos dos opciones: instalar una bombilla de cerámica de unos 50w (CHE) cerca del lugar donde nuestra iguana suele pasar la noche (a unos 30cms), o instalar una almohadilla eléctrica (de las que se usan para aliviar dolores articulares) en dicho lugar y ponerla a media potencia. Pero recueden, sólo en el caso de que la temperatura por la noche descienda de los 22-21ºC. Cabe decir tambien que una almohadilla eléctrica funciona más o menos como una piedra de calor (aunque es más segura), por lo que debemos limitar su uso al nocturno sólamente, y siempre que no podamos permitirnos la instalación de una bombilla de cerámica. Deberemos también supervisarla de vez en cuando para evitar sobrecalentamientos.

Como verán, quizá sea esta la parte más complicada de acondicionamiento del terrario. En términos generales se trata de crear una zona caliente de reposo (zona de calentamiento local o foco local) y otra menos caliente de forma que exista un gradiente termal de una parte a otra del terrario. Esto permite a la iguana por una parte moverse por doquier, y por otra lograr una termoregulación eficaz.

Y por último decir que todo lo dicho es aplicable a todos los climas existentes, si vives en Suecia, gastarás pues, más electricidad que si vives en África. Lo que quiero decir es que no estamos obligados a instalar ningún tipo de calefacción si el clima no lo requiere. De hecho en verano podemos prescindir del terrario e instalar un terrario de sol en nuestra terraza o balcón, vigilando siempre la temperatura ambiente y los peligros que puedan existir.

NOTAS:

  • Recordad no dejar ningún cable eléctrico que implique algún riesgo para la iguana, para ello, si no se pueden sacar directamente al exterior del terrario, tapadlos con cinta americana para impedir que la iguana los arranque. La calefacción implica bastante peligro con lo que cualquier idea que tengáis deberá ser rumiada antes de ponerla en práctica.
  • Las bombillas para la zona de calor local deberán ir protegidas con una malla metálica para evitar quemaduras. Por otra parte deben de estar bastante alejadas de donde se ponga la iguana a calentarse (unos 30-40cms), y reguladas por un potenciómetro (al menos si la bombilla utilizada supera los 150 watios). También deben utilizarse adaptadores de cerámica ya que los de plástico se derriten fácilmente. Otra buena idea es utilizar reflectores que dirijan el calor hacia abajo.
  • Para medir la temperatura y regularla necesitareis dos cosas, un potenciómetro para la bombilla de calor local, y un termómetro digital de dos lecturas (25 Euros) o dos termómetros de mercurio resistentes (15 Euros), uno en la zona de calentamiento local, y otro en la zona contraria. De esta manera pueden regular la temperatura de una zona y otra a la vez que ahorráis en electricidad, ya que si la lectura la toman en invierno será la correcta, pero cuando sea verano, la temperatura del terrario se disparará. Un potenciómetro viene a costar de 15 a 40 euros o 100 a 200 pesos mxn, dependiendo de la potencia a regular, y nos permite regular la temperatura sin necesidad de un termostato.
  • Si la temperatura general del terrario (27-30º) no se alcanza en invierno, no es motivo de excesiva preocupación siempre que no descienda por debajo de los 22ºC y de que la temperatura de la zona de calentamiento local sea de al menos 31ºC. Lo único que puede ocurrir es que la iguana pase todo el día debajo de la bombilla de calor local, y sólo se mueva para ir a comer.
  • Recuerden, las piedras de calor no son apropiadas, además de causar quemaduras graves, incluso electrocuciones, las iguanas son reptiles que han evolucionado de manera que captan las propiedades saludables del calor pero desde arriba, y no desde abajo (como lo pueden hacer algunos gecos desérticos y serpientes). Es más, las iguanas a penas tienen sensibilidad al calor en el vientre. Hay que tener en cuenta que el hecho de que nuestra iguana se pase el día encima de la piedra de calor, no significa que la adore, una piedra de calor no es suficiente para calentar el terrario. En invierno por ejemplo, la diferencia de temperatura entre la piedra de calor, y un sitio situado a 50cms de ésta es de unos 15ºC, motivo suficiente para que la iguana siempre esté sobre ésta.

Invita a tus Amigos

La Iguana Verde
La Iguana Verde